Trucos y consejos

Cómo limpiar el teclado de un ordenador o portátil

como limpiar el teclado del ordenador portátil

El teclado de un ordenador de sobremesa, como el de un ordenador portátil, constituye el elemento que más utilizamos en comparación al resto de componentes y periféricos, puede que con la excepción del ratón.

La limpieza del teclado es por este motivo de gran importancia. Un teclado sucio puede ofrecer una mala experiencia de uso y afectar a nuestra escritura. Con el tiempo, si no limpiamos bien el teclado, algunas teclas pueden tener un desgaste excesivo y llegar a sufrir una avería en su funcionamiento.

Por ejemplo, una consecuencia muy habitual es que nos cueste mucho conseguir que una tecla marque correctamente su función.

En este artículo te ofrecemos consejos de limpieza de teclados, tanto para ordenadores de sobremesa como de portátiles que, si bien constituyen en ambos el mismo elemento, hay ciertas características diferentes que hay que tener en cuenta.Además, te recordamos que en JVS-Informática ofrecemos un servicio de reparación y sustitución de teclados de ordenador portátil para que, en caso de que el tuyo sufra una avería que no pueda resolverse, puedas contar con un teclado nuevo en una instalación de máxima calidad.

Limpiar el teclado de un ordenador de sobremesa

En los ordenadores de sobremesa el teclado es un periférico aparte, que puede ir conectado por cable o vinculado por tecnología inalámbrica.

En ambos casos tenemos la ventaja de que podemos separar el teclado del ordenador y proceder a su limpieza de una forma cómoda y más funcional.

El primer consejo que te damos es una acción muy práctica que mucha gente desconoce y es que puedes “sacudir” suavemente el teclado boca abajo y quitarle gran parte de la suciedad acumulada.

Hazlo sin movimientos excesivamente bruscos, sobre una superficie que luego puedas limpiar con facilidad. Esta acción va a eliminar gran parte de restos de suciedad y polvo, permitiéndote así seguir con la limpieza del teclado de tu ordenador de forma mucho más sencilla.

Accesorios que te ayudarán en la limpieza del teclado

Lo ideal es que tengas un accesorio de limpieza específico para este periférico. Por ejemplo, una pera de aire comprimido o bien un spray de aire comprimido, si la suciedad que tienes que eliminar es considerable.

Con estos accesorios puedes fácilmente expulsar la suciedad y el polvo que se acumula entre las teclas, sin dañar en absoluto ninguna de ellas, ni tampoco el resto de piezas que componen el teclado por dentro.

Ayúdate de un pincel para expulsar la suciedad sobrante del teclado y mantener así el mejor estado de limpieza de tu periférico.

En cuestión de unos pocos minutos, podrás volver a contar con un teclado tan limpio como si fuera nuevo.

Si además del polvo, notas que las teclas están algo grasientas, entonces tendrás que hacer uso también de otros materiales.

Lo más cómodo y práctico es utilizar algodón o bien bastoncillos de algodón. Impregna la parte que vayas a utilizar en la limpieza con algo de alcohol de 90º o bien cualquier otra solución desinfectante que prefieras aplicar.

Luego pasa con detenimiento este algodón por cada una de las teclas, hasta asegurarte de que has eliminado la grasa incrustada. Pero ten cuidado, dado que el alcohol y otras sustancias similares, pueden llegar a borrar las teclas, así que procura no incidir en exceso ahí donde están impresas.Muchos usuarios se preguntan si vale la pena limpiar tecla por tecla, extrayéndolas del teclado para luego volver a ponerlas. Sin duda es el método más efectivo, pero también el más arriesgado y el beneficio no es mucho mayor, salvo en casos de extrema suciedad.

Limpiar el teclado de un portátil

El teclado de un ordenador portátil tiene sus ventajas. Las teclas no tienen tanto espacio al aire libre entre ellas, por lo que las posibilidades de que se acumule suciedad y polvo en estos casos es menor que con un teclado de sobremesa.

Pese a ello, obviamente con el tiempo se ensucian y por este motivo es preferible que procedamos a una limpieza periódica, para que no nos suponga en el futuro ningún problema de funcionamiento.

En este caso la retirada de piezas puede ser aún más compleja y delicada, por lo que solo es recomendable de nuevo en situaciones de suciedad extrema y cuando se desea aplicar una limpieza a fondo.

Además, esta operación debe realizarse siempre por personas que tengan conocimientos suficientes de estos sistemas, para poder volver a colocar las teclas de forma correcta y que no resulte dañado ningún otro componente.

Si finalmente quieres retirar las teclas del ordenador portátil para su limpieza, puedes ayudarte de unas palancas especiales que se denominan spudgers. Están específicamente diseñadas para retirar pequeñas piezas como las teclas de un portátil de una forma sencilla y segura.En lo que respecta a una limpieza rutinaria del teclado, podemos mantener la misma práctica que con un ordenador de sobremesa. Es decir, utilizar bastoncillos de algodón con algo de alcohol, así como un pincel para quitar polvo y elementos similares.

Consejos para mantener limpio el teclado del ordenador

La acumulación de polvo es casi imposible de evitar en un teclado, pero sí podemos reducir su presencia, así como prevenir que la suciedad se acumule debido a otros motivos.

El primer consejo es evitar comida y bebida (así como cualquier líquido) al lado del teclado. No solo puede derramarse, con el peligro que esto conlleva, sino que además también podemos salpicar en cualquier momento el teclado y fomentar así que se acumule suciedad.

Si quieres una máxima protección, protege el teclado también cuando no lo estés usando. En el caso de ordenadores de sobremesa puedes cubrirlo para evitar que se acumule suciedad mientras no está operativo.

En el caso de los ordenadores portátiles lo tenemos mucho más fácil. Recuerda siempre cerrar la pantalla del portátil (de forma suave para no dañar el teclado y otros componentes) y así conseguirás una protección extra ante agentes externos. Si quieres completar esta seguridad, guarda siempre el portátil en un maletín o funda, de manera que no podrá ensuciarse en absoluto mientras no lo estés utilizando.

Deje un comentario