Todo sobre portátiles

Tipos de disco duro para ordenadores

tipos de disco duro para ordenadores

El disco duro es donde almacenamos toda la información digital que utilizamos con nuestro equipo informático, desde el sistema operativo hasta una fotografía que queremos guardar. En el mercado actual hay una gran variedad de tipos de disco duro, por lo que tenemos la oportunidad de escoger el que más nos convenga o se ajuste mejor a nuestras necesidades y preferencias.

Tipos de disco duro interno

Por un lado tenemos los discos duros internos. Son aquellos que se encuentran dentro de nuestro equipo informático, ya sea un ordenador de sobremesa o bien un ordenador portátil.

Se caracterizan por estar siempre fijos y conectados con el resto de componentes, a diferencia de los discos duros externos, que pueden ser portátiles y conectados a diferentes equipos fácilmente.

Un disco duro interno puede ser de muy diversos tipos. Analizamos los más conocidos a continuación, en base a su estándar de interfaz:

Disco duro SAS

Un disco duro SAS es frecuente verlo en aplicaciones avanzadas, almacenamiento empresarial y servidores de gran magnitud.

Las siglas SAS hacen referencia a Serial Attached SCSI (término que a su vez representa Small Computer System Interface).

Un disco duro SAS destaca por su fiabilidad y estabilidad, así como por unas velocidades que alcanzan los 15.000 rpm, lo que le otorga mayor rendimiento que otros tipos de discos duros.

A pesar de sus capacidades, el disco duro SAS no suele verse en el ámbito doméstico o en pequeñas empresas, entre otros motivos por la relación de capacidad y precio que presenta, muy por encima de las otras tipologías.

Disco duro SCSI

El disco duro SCSI se considera el antecesor del disco duro SAS. El nuevo modelo de disco duro ofrece mayor fiabilidad, durabilidad, tasa de transferencia y rendimiento. Sin embargo, los discos duros SCSI siguen siendo más interesantes a nivel económico.

Por eso durante mucho tiempo no ha tenido rival. De hecho, el estándar SCSI está presente en todo tipo de dispositivos, desde escáneres hasta grabadoras, así como obviamente servidores, que es donde principalmente sigue invirtiéndose para aprovechar esta tecnología.

Disco duro IDE, ATA y PATA

En los años 90 se acuñó el término ATA (Advanced Technology Attachment) a un estándar de interfaz de conexión de dispositivos de almacenamiento digital.

Los discos duros basados en el interfaz ATA podían conectarse entre sí. En la práctica se suele utilizar indistintamente ATA o IDE (Integrated Drive Electronics), aunque en realidad este último tuvo sentido cuando los controladores de unidad dejaron de estar separados de dicha unidad, para estar integrados.

El término PATA se identifica como “Parallel ATA“. Se trata de un estándar de interfaz capaz de conectar dos dispositivos utilizando un solo cable de conexión IDE. También se acuña como distintivo del interfaz SATA, con el fin de diferenciarlo del estándar ATA original.

Disco duro SATA y SATA 2

Los discos duros SATA consiguen una conexión entre el disco duro y la placa base a una mayor velocidad. Además, son capaces de conectar varias unidades a la vez y cuentan con una mayor longitud de cable de transmisión de datos que el estándar PATA.

Estos discos duros se conectan directamente al puerto Serial ATA, con cables planos y estrechos de 7 hilos.

Su configuración interna es más sencilla que los estándares anteriores y los dispositivos permiten una mayor actualización.

Por estas ventajas, es uno de los estándares más utilizados en la actualidad, en cualquier tipo de ordenador.

La diferencia entre cada disco duro SATA se basa en la velocidad y frecuencia.

  • El disco duro SATA o SATA 1, llega a una velocidad de 150 MB/s y su frecuencia es de 1.500 MHz.
  • El disco duro SATA 2, llega a una velocidad de 300 MB/s y su frecuencia es de 3.000 MHz.
  • Existe un estándar de SATA 3, que tiene una velocidad de hasta 600 MB/s y una frecuencia de 6.000 MHz.

Estos dos últimos modelos son los más utilizados en la actualidad, mientras que el SATA 1 es más difícil de encontrar.

Unidades de estado sólido SSD

Las unidades de estado sólido o SSD, representan la mayor evolución actual en discos duros.

Su tamaño reducido, las velocidades que alcanza y su durabilidad, son las principales ventajas con las que está conquistando el mercado, pese a que su precio no es el más atractivo actualmente.

Frente a un HDD tradicional, que llega a los 150 MB/s en velocidad secuencial, un SSD SATA puede llegar a los 500 MB/s. Modelos más avanzados son capaces de alcanzar 4.000 MB/s, dejando evidente el salto cualitativo que ofrecen al sector.

En cuanto a capacidad, también están demostrando por qué son considerados los próximos líderes del mercado. Si bien la mayoría de unidades pueden alcanzar los 10 TB, hay modelos que ya consiguen ofrecer hasta 32 TB de almacenamiento interno.

Tipos de disco duro externo

Los discos duros externos son aquellos que pueden conectarse desde el exterior al equipo informático, sin necesidad de una conexión e instalación interna y pudiendo ser utilizados en distintos dispositivos.

Podemos diferenciar los tipos de disco duro externo según el interfaz que utilizan:

  • USB: El estándar más conocido actualmente, que permite transferir hasta 30 MB/s por cada dispositivo conectado.
  • FireWire: Estándar en versiones de FireWire 400 y FireWire 800, que llegan a transferencias de hasta 100 MB/s. Su principal característica es que pueden utilizar en un mismo puerto varios dispositivos.
  • eSATA: Estándar para crear una conexión SATA hacia un disco duro externo. Un sistema de conexión muy rápido y estable, que en los modelos más recientes alcanza los 600 MB/s.
  • Thunderbolt: No es un estándar muy conocido, pues su principal cometido es el soporte de vídeo en alta resolución proveniente de diferentes fuentes. Aún así, un puerto Thunderbolt puede llegar a dar soporte a adaptadores basados en los estándares anteriores de USB, FireWire y eSATA.

Deje un comentario